MONTE GRAPPA (por Bassano di Grappa)

En la península itálica es bastante sencillo encontrar puertos de montaña con un trasfondo histórico, bélico y también, un bonito florecer años después como gran lugar de escalada. Quizá, en la infinita geografía alpina y prealpina italiana, desde el Piemonte hasta el Carnia, el Monte Grappa represente bien esta dicotomía de lugar de culto en ambos registros.
El monte Grappa (1775 m.) es una montaña situada en los Prealpes de Véneto, entre la llanura homónima y los Alpes centrales al norte del valle Feltre. Al oeste, está separado del Monte Asiago por el río Brenta y al este por el macizo Cesen-Visentin por el río Piave. Es la cumbre más alta del pequeño macizo de Grappa.
Algunos de los grandes acontecimientos de la Primera y Segunda Guerra Mundial tuvieron lugar en el Monte Grappa, dando pie años más tarde a realizar un monumento conmemorativo, una estatua de la Madonna del Grappa, y un Museo de Guerra Mundial que se encuentran en la montaña. Asimismo, los restos de soldados italianos y austro-húngaros que murieron en batalla reposan en el osario.
Desde el punto de vista ciclista el alto, con cinco vertientes diferentes,  el puerto se ascendió por primera vez en el Giro del 1974 con una impresionante escapada de José Manuel Fuente contrarrestada por Eddy Merckx a poco de meta. Tras unos años quedada en el olvido no es hasta el nuevo siglo cuando se ha consolidado como un lugar recurrente como final de etapa.
Fuente: cyclingcols
El puerto desde la fantástica ciudad de Bassano di Grappa (Romano d'Ezzelino), quizá su vertiente más popular, tiene una longitud de 26,4 kms. con una media del 5,9% y un desnivel a remontar de casi 1600 m., siendo una de las escaladas más importantes de Italia.
Partimos con una orientación hacia el norte por la SP148. Muy cerca, desde la localidad de Semonzo, parte otra vertiente mucho más salvaje y dura que nos impresionó.
En la aproximación al inicio de la subida, hacia la localidad de Romano d'Ezzelino (km. sobre el 3%), encontramos mucha saturación de tráfico. Sin embargo, a partir de desviarnos por la SP148 este bajó drásticamente. También se redujo la anchura de la pista asfaltada, pero en su larga escalada la encontramos en buen estado.
A partir del desvío realizamos uno de los sectores más exigentes de toda la subida, con medias entre el 8-9% durante los primeros kms. y máximas entre el 10-11%.
Pasamos por un terreno básicamente boscoso que conforme vamos escalando nos ofrece bonitas vistas de la gran llanura del Véneto y del macizo prealpino. Esas fantásticas vistas serán algo recurrente durante gran parte de la escalada.
Hasta pasada la pequeña comunidad de Costalunga, a una altura de 665 m., pasamos por siete generosas horquillas. Después de un inicio duro decae sensiblemente la pendiente, pasando del km. 4 al 8 aproximadamente entre el 7-8%.
En las afueras de la comunidad, dejando a la izquierda la vía Alberico de Romano, coronamos un pequeño collado (col Cavraro) cerca del Monte La Gusella (815 m.).
Este autodenominado primer sector de la escalada, con porcentajes estables y exigentes, da pie a un segundo mucho más irregular.
Del km. 8 al 11 alternamos falsos llanos con rampas exigentes (sobre el 7-9%). También empezamos a vez vestigios y mausoleos de carácter militar de los crudos conflictos bélicos que se produjeron en la región.
Superada la cota comentada tenemos por primera vez reconocimiento visual de donde se encuentra la cima, característica montaña pelada del fondo de la imagen, pero aún nos quedan sobre 16 kms. para llegar.
En este sector más suave es donde se encuentra la tornanti número 9, todas ellas numeradas desde el desvío inicial en Romano d'Ezzelino.
Cercanos al desvío al col Campeggia (1115 m.) es donde se encuentra el tramo más duro de este autodenominado segundo sector de la ascensión, con una rampa que oscila entre el 7-9%.
A unos 13,5 kms. para coronar aproximadamente llegamos a la localidad de Campo Solagna (1020 m.), A la izquierda dejamos el desvío a Colli Alto para continuar tal y como se indica en el cartel hacia el monte Grappa.
Pasado la localidad tendremos dos kms. llanos por una pista que se estrecha algo pero continua en buen estado (km. 13,5 aproximadamente).
No es hasta llegar al Ponte San Lorenzo, donde se encuentra el desvío a Lepre y la curva número 10 de la ascensión, cuando entramos la que podríamos llamar tercer sector de la escalada.
Situados a unos 9,5 kms. para coronar, los próximos kms. hasta coronar volverán a estabilizarse pero con porcentajes algo más suaves que al principio, entorno al 6-8%.
La curva número 11 se encuentra en el desvío a la población de Val della Giara, con porcentajes entre el 6-7%. El paisaje cambia progresivamente de zona boscosa a zona con predominio de prado alpino, característico de toda esta fase final. Estamos en el dominio de Grespano de Grappa.
Quizá, dejando de banda las vistas del inicio del puerto, este sea el tramo más bonito. Hay que tener en cuenta que la exposición de este final y la situación del puerto provoca que a menudo haya mucho viento.
A una altura bastante por encima de los mil metros la vía toma una orientación hacia el noreste sorteando una serie de colinas onduladas cuyas cumbres se sitúan alrededor de los 1500 m. de altura.
Estas colinas forman el macizo del Grappa que tiene su apogeo donde se encuentra el osario y mausoleo, en la montaña más alta del fondo de la imagen.
Desde el punto de vista del trazado, impresionan los últimos kms., ya con una altura destacable, y las vistas excelentes hacia el sur.
Como vemos en las imágenes, en este tramo final solo encontraremos grandes prados y alguna que otra granja o centro de agroturismo.
Los porcentajes a tres kms. de la cima aumentan algo y se mantienen en un riguroso 8%. En todo momento tenemos referencia visual del trazado.
Poco antes de coronar, a la derecha, se une la vertiente de Semonzo, que es este caso descendimos y nos sorprendió tanto la dureza como el sinuoso trazado.
Después de sobrepasar los 26 kms. de ascensión tan solo nos quedará por realizar una última rampa destacable con cota máxima al 10%.
La carretera asfaltada acaba en el aparcamiento del complejo donde se encuentra el refugio Bassano  -al fondo de la imagen-.
Acceder al osario y zona de culto y máximo respeto quizá sea un poco osado pero nosotros, en una tarde de mes de agosto y después de un día de fuertes lluvias, apenas encontramos transeúntes y todo y tener dificultades con el calzado accedimos al impresionante recinto. Coronamos sobre los 1750 m.

1 comentario:

  1. Para este tipo de travesías, es importante contar con el material adecuado. Si en vez de bicicleta las recorres a pie, recuerda ponerte el mejor calzado. Las zapatillas incorporan tecnología capaz de amortiguar, en gran medida, cada paso que das hacia tu meta.

    ResponderEliminar